Cumplir 40 años es un hito importante en la vida, tanto del hombre como de la mujer. Aunque representa diferentes aspectos para cada género. Comenzando por la apariencia física que es lo más evidente, hasta aspectos relacionados directamente con la salud.


El control del peso es uno de los principales problemas. Debido a cambios en el estilo de vida y al metabolismo, los alimentos ya no se procesan de la misma manera, y hasta se desarrollan malestares como la presión alta, la diabetes, la gota y la obesidad, solo por mencionar algunos.

Quizás nunca se ha tenido tanta conciencia de los problemas de salud ocasionados por el sobrepeso como en la actualidad. Solo hay que observar los retratos de las clases altas y la realeza de los siglos posteriores a la edad media para evidenciar la falta de conciencia del exceso de peso. De hecho, la obesidad era sinónimo de la buena vida y la abundancia. Ahora, simplemente es signo de una vida desordenada y sin límites.

Para perder peso después de los 40 años, hay que seguir pasos un poco distintos a los que seguiría una persona en sus veintes. Para comenzar, la actividad física de un joven es mucho mayor que la de una persona entrada en años. Por supuesto, en algunos casos, es mucho más activa la persona de 40 que la de 20. Por ejemplo, el señor de 40 años que trabaja duramente al campo, realiza una labor física mucho mayor que el muchacho de 20 años que trabaja 8 horas al día en una oficina y se alimenta de comida rápida en su mayoría. No sería una sorpresa que el hombre de 40 años esté en mucho mejores condiciones físicas que el de 20.

Pero volviendo al punto de las personas que tienen más de 40 años y no tienen la oportunidad de realizar actividades físicas, ya sea por su trabajo o por cualquier otra situación, deben buscar actividades que les hagan esforzarse mucho más que lo que acostumbran. Primero deben controlarse con un médico ya que pueden darse problemas cardiacos o de algún otro origen. Luego, el asunto de la dieta. Lo ideal es controlarse con un profesional de la nutrición que además de resaltar el obvio sobrepeso, funciona y controla los avances y las mejoras en el control del peso.

El tipo de comidas que siempre recomiendan para perder peso, es la eliminación de las grasas saturadas, como las que se encuentran en las comidas rápidas. También el azúcar, la harina, la sal, entre otros. La mayoría de las personas reciben estas indicaciones como una sentencia dolorosa, pero no debe ser así. Existen muchas opciones para reemplazar el gusto por este tipo de comida. Por ejemplo, el frijol de Soya sirve para crear productos inclusive similares a la carne roja. Y en dulces, también hay muchas opciones de endulzantes que no se basan en azúcar.

Finalmente, lo principal es seguir el mejor consejo de todos: bajar el tenedor e incrementar la actividad física solo o con un Personal Trainer con mucha experiencia. Si se toma conciencia del sobrepeso y se crea un compromiso personal con la salud, todo irá viento en popa. Si existiera una recaída en cuanto al peso, hay que volver a levantarse. La mayoría de las personas viven en estado de negación por mucho tiempo, pero al final, cuando se dan cuenta de todo lo que han ganado en salud y hasta en sus relaciones personales, se hace más difícil que caigan en los malos hábitos que tenían antes.

Si necesitas ayuda y vives en Miami, no dudes en hacer contacto conmigo para poder ayudarte a lograr el cuerpo que deseas de forma segura, progresiva y eficaz.

Ruben Master Trainer

Sport Nutrition specialist

Military Fitness specialist

Certified